Bitácora de noticias e opinións sobre a actualidade de Carballo

viernes, septiembre 09, 2011

Manda carallo en La Habana



Noticia para preocuparse, para cabrearse, o para indignarse. Según gustos. Pero ojo, esta vez no se trata de culpar a los políticos de los problemas que nos afectan a los ciudadanos. No, más bien todo lo contrario. Esta vez bien podrían ser los políticos los que culpasen a algunos (bastantes, muchos) ciudadanos del país que estamos construyendo, y rematasen cantando este éxito con letra popular dos Resentidos de Antón Reixa.

Hablamos de un asunto bien conocido por la parroquia en la Costa da Morte: la legalización de naves industriales irregulares. Durante meses vivimos una situación hasta cierto punto común, aquella en la que unos ciudadanos, mayormente pequeños empresarios, solicitaban a la Administración que les ayudase a resolver un problema. Situación, eso sí, singular, porque consistía nada más y nada menos que establecer un trámite legal, por otra parte bastante peliagudo, a fin de que aquellos que habían construido ilegalmente naves, en consecuencia ilegales, pudiesen adaptarlas y no ser obligados a derribarlas, con todo el perjuicio que ello supondría. Ante tal situación las fuerzas vivas de nuestras comarcas se unieron para reclamar lo que consideraban justo, apoyando su tesis en que la construcción de estas edificaciones irregulares se debió a la carencia en su día de suelo industrial disponible. Pues bien, tras mucha presión de asociaciones, medios y políticos, y no sin importantes dificultades legislativas, todo el mundo acabó por aceptar pulpo como animal de compañía y la Xunta hizo una adaptación de la ley, por cierto muy criticada por la oposición, a fin de salvar el culo a los empresarios en situación comprometida.

Hasta aquí una peripecia que muchos aplaudirían y otros muchos cuestionarían. Lo grave viene cuando, meses después de “solucionado” el problema descubrimos que solamente un 10% de los empresarios propietarios de naves en situación irregular han solicitado su legalización. O lo que es lo mismo, después de remover Roma con Santiago para conseguir el indulto, resulta que al 90% se la trae muy floja. Y ello a pesar de que tanto Neria como la Fecom ofrecen asesoramiento gratuito en la materia. Desde luego, hay quien no tiene perdón de Dios. Esperamos que si llega el extremo de que las excavadoras tengan que derribar alguna de estas naves, nadie se atreva a protestar. Manda moito carallo na Habana.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

 
eXTReMe Tracker
Enlace ó noso arquivo RSS Feedburner