Bitácora de noticias e opinións sobre a actualidade de Carballo

jueves, abril 17, 2008

Ladrillos bos e ladrillos malos


Calaf envíanos esta reflexión sobre o asunto dos polígonos urbanos, que están a protagonizar tamén a actualidade local:

"Me llama sobremanera la atención la forma equivocada en que se está explicando el desarrollo de los polígonos urbanos en Carballo. Siempre que se mencionan las obras de urbanización se insiste en que tales obras supondrán la construcción de X cientos de viviendas, y recientemente se usa este argumento para negar la crisis inmobiliaria en Carballo.
Esto NO es verdad. Las obras de desarrollo de los polígonos consisten en hacer la “urbanización”, es decir: calles, servicios y zonas verdes. Al concluir la urbanización, lo que antes eran simplemente parcelas pasan a convertirse en “solares”, en los que cada uno de sus propietarios podrá levantar edificios simplemente con la licencia municipal. Pero que se hagan las obras de urbanización no quiere decir que se vaya a edificar inmediatamente, ni mucho menos. Lógicamente si se desarrolla el polígono con la inversión económica que conlleva, es porque sus promotores confían en hacer pisos, venderlos, y recuperar la inversión, pero esto no tiene por que ser inmediato, ni siquiera tiene por que suceder, y tampoco quiere decir que la crisis inmobiliaria no nos esté afectando. Por ejemplo, la inversión puede recuperarse con sólo una parte de las viviendas que se pueden construir, esos solares pueden reservarse para edificar en un futuro, puede venderse a terceros, etc. Esta crisis es básicamente financiera, y afecta a los compradores, que no pueden asumir hipotecas que hasta ahora sí podían comprometer. Si la crisis nos está afectando o no, lo sabremos a la hora de levantar edificios en esos solares, no antes. ¿Están ya vendidos o comprometidos los terrenos de estos polígonos? Lo dudo mucho.
Agradecerían que publicasen alguna aclaración de este tipo, porque se están sembrando muchas falsas ideas."


A estas aclaracións nós queremos engadir outras reflexións. Por unha banda resulta do máis curioso comprobar cómo a tan denostada “política do ladrillo”, sinónimo para moitos de corruptelas, tráficos de influencias, destrucción da natureza, e toda clase de desastres, resulta que agora é un motor indispensable da nosa economía, e todo o mundo anda alarmado ante a posibilidade de que quede sen gasoil. Mesmo os partidos de esquerda néganse a admitir un frenazo no sector da construcción e aseguran con fachenda que goza de boa saúde. No medio da recente polémica polas Normas do Hábitat, o PSOE e máis o PP queren frenala porque din que feriría de morte ás inmobiliarias, e o BNG deféndea, pero destacando o argumento de que non afectaría a esas inmobiliarias. Por outro lado, o mesmo partido socialista que acusaba ó anterior goberno popular de basear o crecemento económico no ladrillo, ten presumido nos últimos de crecemento económico igualmente baseado no ladrillo. E aquí, en Carballo, un alcalde nacionalista presume de número de licencias de obra concedidas, o mesmo argumento empregado polo seu partido e por moitos axentes sociais para criticar a Concellos doutros lugares. En definitiva, un galimatías que nos indica que os ladrillos, coma todo, son bos ou malos segundo a cor do cristal do que goberne.




Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

 
eXTReMe Tracker
Enlace ó noso arquivo RSS Feedburner